Tarjeta de crédito o préstamos personales – ¿cuál es el mejor para ti?

¡Solicítalo Ahora!

No importa con qué rigurosidad planifiquemos nuestras obligaciones financieras, siempre pueden presentarse gastos inesperados. Ya sea un objeto casero dañado, una reparación del auto, una gotera en el techo, gastos médicos o solamente la tentación irresistible de tomar esas vacaciones de ensueño porque los tiquetes de avión están en oferta.

tarjeta-de-credito-o-prestamo-de-dinero

Todas esas situaciones tienen algo en común – requieren dinero extra. Algunos prefieren pedir dinero prestado con un familiar o solicitar un adelanto en el trabajo. Ambas son opciones viables pero con frecuencia los montos factibles de esta manera no son suficientes.

Entonces ¿qué deberíamos hacer en esta situación? Buscar diferentes opciones de préstamo. Hay muchas variedades de préstamos ahí fuera pero las más populares tienden a ser o una tarjeta de un banco (con o sin crédito prepago) o préstamos personales y préstamos rápidos. Ambas son opciones posibles pero en realidad tienen sus diferencias y son mejores para unos casos que para otros. Demos una mirada más detenida a cada una.

Principales características de una tarjeta de crédito

La característica más notable es que es emitida por un banco. Sin embargo, no todos pueden conseguir una. Usualmente, se necesita un buen historial financiero así como también ingresos estables. La cantidad de crédito otorgado para la tarjeta también se relaciona con los ingresos – entre más altos sean los ingresos más dinero puede solicitar la persona. Pero la puntuación (el historial) es lo realmente importante en relación a la tasa de interés que recibirás.

La tarjeta puede usarse como una tarjeta bancaria normal. Puede tener una fecha de pago fija o una fecha de pago variable.

Cuando la fecha es fija, hay que pagar la cantidad de dinero antes de una fecha determinada. La tarjeta está vinculada con una cuenta bancaria desde la que se retira el dinero. Cuando no hay dinero en la cuenta el interés se hace efectivo. Con una fecha de pago variable simplemente comienzas a pagar el interés (usualmente menor al de la tarjeta con una fecha de pago fija) después de determinada fecha. Tú mismo puedes elegir cuándo pagar todo el dinero de vuelta.

Muchas de estas tarjetas son parte de un plan de incentivos. Eso significa que ganas puntos cuando pagas con ella. Después, esos puntos pueden cambiarse por descuentos en productos o servicios.

Qué deberías saber sobre un préstamo personal

Cuando usas la tarjeta emitida por el banco en realidad estás usando el dinero del banco. Cuando solicitas préstamos personales el dinero es transferido como un monto único a tu cuenta y después de esa transacción es tuyo. Un préstamo personal (así como también los préstamos rápidos) es algo que solicitas una vez y cuando necesites más dinero tienes que solicitarlo de nuevo. Puedes solicitar cualquier cantidad que necesites – ya sea grande o pequeña. Hay muchas opciones diferentes ahí fuera y es totalmente posible pedir la cantidad de dinero que necesites en un momento determinado – una buena manera de evitar gastos excesivos.

La gran ventaja de los préstamos personales es que el pago puede hacerse a plazos, dividido en meses o incluso años. Con frecuencia puedes elegir tú mismo el cronograma de pagos – la cantidad que quieres pagar cada mes. Esto garantiza que puedas mantener tu estabilidad financiera y así el pago de un préstamo personal no afectará tus otras obligaciones financieras.

Cuál preferir – ¿una tarjeta de crédito o un préstamo personal?

Ahora que ya conoces la información básica de ambas opciones quizás te estés preguntando – ¿cuál es la mejor para mí?

No existe una regla general que indique cuál deberías preferir – un compromiso con un banco o préstamos rápidos más cómodos. Esto depende en gran medida de la situación para la que necesites el dinero, de tu historial financiero, de tu situación financiera y tus obligaciones.

Si tienes un gasto grande aproximándose y sabes que es posible conseguir algo único, entonces los préstamos personales pueden ser adecuados para ti. Puedes solicitar la cantidad exacta que necesites y decidir el cronograma de pagos. Esto te garantizará una situación financiera estable – el pago a plazos no afectará tus otras obligaciones. Tendrás una perspectiva clara de cuánto dinero extra necesitarás cada mes para pagar tu préstamo. Además, hay una fecha final establecida – cuando se pague la totalidad del préstamo.

Esta también es una mejor opción si tienes problemas con la autodisciplina. Con una tarjeta, es fácil encontrar excusas y gastar en caprichos – comprando cosas que realmente no necesitas. Siempre está disponible para que la uses. Mientras que un préstamo personal (y también un préstamo rápido) requiere un proceso de solicitud y una decisión consciente para en realidad solicitar el dinero. Aunque hoy en día el proceso de solicitud es muy fácil, todavía representa un obstáculo entre la acción de pedir el dinero y recibirlo. Entonces es una mejor solución si tiendes a ceder fácilmente a tus impulsos.

Si eres una persona que vive de los pagos diarios y hay casos a final de mes en los que te encuentras algo corto de dinero, entonces una tarjeta de crédito es lo mejor para ti. Siempre la tendrás en tu cartera lista para usar. Si pagas los montos en la fecha fija – usualmente al comienzo del siguiente mes – No perderás dinero en intereses. También ganarás puntos de lealtad que puedes usar para productos o servicios. Por ejemplo, algunos bancos también tienen alianzas con las aerolíneas – éstas ofrecen un descuento por una cantidad determinada de puntos. Algunas personas incluso eligen usar su tarjeta todo el mes para ganar puntos y al comienzo del mes siguiente simplemente pagan todo. Si tienes gastos inesperados y urgentes, los préstamos rápidos también son una opción que vale la pena revisar.

He decidido optar por un préstamo personal – ¿cómo lo consigo?

Es importante elegir un prestamista en el que puedas confiar y que tenga una buena reputación.

Credy es una empresa que intermedia préstamos y encontrará una solución rápida y adecuada para cada cliente, sin importar su necesidad financiera. Credy trabaja únicamente con los prestamistas más confiables en el mercado.

El proceso de solicitud es rápido y sencillo con Credy.

Simplemente proporciona tu nombre, número de identificación personal, correo electrónico y número de teléfono.

Credy te contactará en breve con las ofertas y puedes elegir la más idónea para ti. Cuando hayas confirmado la oferta, el dinero será transferido a tu cuenta.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *