5 consejos para reducir el interés de un préstamo

¡Solicítalo Ahora!

¿Qué es una tasa de interés?

una flecha apuntando hacia abajo

El negocio de los préstamos es uno de los más antiguos del mundo. Siempre hay personas que necesitan algo de dinero adicional y aquellos que pueden facilitarlo. Cuando pidas dinero prestado, deberías saber que nada es gratis ya que no hay préstamos sin intereses.

¿Sabes de qué se compone tu préstamo? Cuando pides dinero prestado la cantidad que puedes usar para ti se llama capital. Una tasa de interés es el porcentaje del capital cobrado por el prestamista por el uso de su dinero. Cada vez que sacas un préstamo, los bancos calculan las cuotas del préstamo, dependiendo de la cantidad y el plazo del préstamo. También puede funcionar de manera contraria – por ejemplo, los bancos pueden pagarte intereses por depósitos, entonces básicamente están pidiéndote dinero prestado. Por supuesto, los bancos cobran más en intereses de lo que pagan por depósitos, de lo contrario no tendrían ninguna ganancia. Los préstamos más comunes que los bancos ofrecen y que la mayoría de personas adquieren durante su vida son los créditos hipotecarios.

Las tasas de interés y la manera en que los prestamistas calculan las cuotas del préstamo pueden depender de muchas cosas diferentes. Si el prestamista piensa que hay un motivo para dudar del pago del préstamo, entonces la tasa será más alta. Cuando los bancos calculan el crédito hipotecario, también tienen en cuenta la edad de la persona. Otro aspecto que afecta la tasa de interés es el historial crediticio de la persona que pide el préstamo. Si el historial es malo o tiene cosas aspectos cuestionables, la tasa será considerablemente más alta. Esto se hace para proteger al prestamista de créditos antiguos. También hay tasas de interés fijas – la mayoría de créditos hipotecarios las tienen. En esos casos, pagas primero el interés. Pero por supuesto para calcular el crédito hipotecario y las cuotas del préstamo hay otros aspectos que también se tienen en cuenta. Con el tiempo, el porcentaje de tu deuda real aumentará en tus pagos ya que el interés se reduce.

A pesar de que el interés casi siempre no es negociable, también hay maneras de reducirlo en préstamos y préstamos hipotecarios. Veamos cómo hacer esto y cómo calcular el préstamo en la mejor manera posible.

1. Paga tus préstamos con tus ahorros

Sí, de entrada esto puede sonar algo alocado – ¿por qué deberías usar tus ahorros? ¿Acaso no están ahí para evitar un nuevo préstamo si sucede algo inesperado? Pero si haces algunos cálculos verás que en realidad puedes ahorrar dinero haciendo esto. Solamente asegúrate de que los costos por pago anticipado no sean mayores que tu interés general. Si no lo son, evitarás el pago de intereses y ahorrarás dinero a la larga aunque no lo sientas de esa manera ya que no puedes “ver” ese dinero físicamente.

2. Considera cambiar de entidad

Las entidades que ofrecen préstamos y en especial préstamos hipotecarios operan en un mercado altamente competitivo. Cambian sus tasas de interés y calculan las cuotas del préstamo con frecuencia para reaccionar a las demandas del mercando cambiante. Mantén los ojos abiertos a esos cambios. Quizás obtengas un mejor interés en otra parte. Si descubres esa opción puedes pedir un nuevo préstamo con una menor tasa de interés y pagaras el préstamo existente con el nuevo. Pero de nuevo – revisa bien si hay algún costo por pago anticipado y de ser así, si es lo suficientemente pequeño para que el cambio valga la pena.

 3. Paga la cantidad principal más rápido

Cuando haces pagos adicionales, generalmente esos van hacia la cantidad principal de tu deuda. El costo por pago anticipado usualmente sólo se cobra cuando pagas toda la cantidad. Considera pagar pequeñas cantidades que reduzcan la cantidad principal con el tiempo. La tasa de interés se relaciona directamente con la cantidad que debes. A medida que la cantidad disminuya, también lo hará la tasa de interés. Además, recortarás el periodo de pago general de tu préstamo, lo que también significa una menor tasa de interés a largo plazo. Esto aplica especialmente cuando calculas tu hipoteca porque éstas generalmente se toman por largos periodos de tiempo.

4. Considera gastar más para gastar menos.

Digamos que necesitas un nuevo auto y no quieres gastar mucho. Lo más lógico sería comprar un auto usado, tan barato como sea posible. En realidad esto puede costarte más que si compras uno nuevo. Las tasas de interés son considerablemente más altas para productos o inmuebles de valor cuestionable o con mayor riesgo de daños – cuando las compañías calculan los préstamos siempre tienen en cuenta el activo adquirido. Lo que a primera vista parece ser barato tendrá un costo oculto inesperado en los intereses. La probabilidad de que tengas que reparar cosas viejas, algo no tan probable con cosas nuevas. Entonces cuando compres algo, nunca mires sólo el valor nominal, siempre calcula los préstamos y piensa detenidamente si lo que estás pagando es lo que realmente vas a recibir, o si es sólo un costo para reducir el riesgo de alguien más.

5. Revisa tu historial crediticio y haz tu tarea

Puedes tener un efecto sobre la tasa de interés que te ofrecerán si mantienes un historial crediticio en orden. Antes de solicitar un préstamo intenta pagar cualquier otro préstamo más pequeño. Además, verifica que no tengas alguna factura olvidada por pagar o que tus tarjetas de crédito no se hayan estirado hasta el máximo.

Sin embargo, la parte más importante que la gente tiende a olvidar es – hacer la tarea. Investiga, investiga, investiga. Como ya dijimos este es un mercado competitivo y hay muchas ofertas ahí fuera. Asimismo, mira qué está sucediendo en el propio mercado. Cuando quieras comprar una casa tendrás que tomar una gran decisión – los préstamos hipotecarios pueden variar ampliamente dependiendo del proveedor.

Espera y compra cuando las tasas de interés fijo estén bajas en general y que el mercado inmobiliario esté en su momento más barato. No te apresures a comprar cuando todos estén comprando. Usa tus tácticas y sé paciente. A la larga valdrá la pena.

 ¿Quién más ofrece las mejores tasas de interés?

Si necesitas una ayuda financiera rápida, Credy es una empresa en la que puedes confiar. Trabajamos con los prestamistas más confiables del mercado y siempre nos aseguramos de que sus tasas de interés sean competitivas. Puedes personalizar tu periodo de pago y la cantidad de manera cómoda de acuerdo a tus necesidades.

Solicitar un préstamo con Credy no podría ser más fácil. Simplemente proporciona alguna información personal, espera las ofertas y elije la más adecuada para ti.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *